Cronicas de Puerto Madryn: avistaje de ballenas

Ballena, versión foto turística 1

Luego de dar la charla en el Incubando Turismo, el sábado tuve la oportunidad de realizar el avistaje de ballenas. Éste se realiza desde barcos, en una navegación de una hora y media que sale desde Puerto Pirámides, a 104 kilómetros de Puerto Madryn.

Desde Madryn, hay al menos tres alternativas para llegar a Pirámides. Pueden hacerlo en un micro de línea de la empresa Mar y Valle, que cuesta 33 pesos. Hay un servicio diario a las 9:45 horas desde Madryn, con regreso a las 18 horas. Lunes, miércoles y viernes también hay servicios a las 6:30 y 16 horas desde Madryn, y 8:10 y 11:45 horas desde Puerto Pirámides. La segunda alternativa es contratar un auto; el viaje ida y vuelta sale 250 pesos, y se puede compartir. La ventaja es que pueden volver cuando quieran desde Pirámides. Por último, hay tours, donde se combina Puerto Pirámides con la visita a Punta Delgada, donde pueden ver elefantes marinos. En ese caso, el tour cuesta 180 pesos. En los tres casos, deben sumar el costo del barco para hacer los avistajes y almuerzo, en el caso de comer en Punta Delgada.

Avistaje

En nuestro caso, el recorrido el tour que, desde Puerto Madryn, va por Puerto Pirámides, donde se hace el avistaje, y luego de allí a Punta Delgada. El recorrido pasa por Caleta Valdés, pero como la semana pasada todavía no había allí pinguinos, seguimos sin detenernos. El recorrido arranca a las 8 de la mañana aproximadamente, y vuelven a Puerto Madryn alrededor de las 18 horas. Tienen un servicio de guía, y en el extenso trayecto hay bastante tiempo para que les cuenten sobre la geografía e historia de la zona.

Desde Madryn, luego de un rato de recorrido se ingresa en la zona protegida de Península Valdés. La entrada cuesta 20 pesos para argentinos, pero es más cara para no residentes. No alcancé a anotar ese valor; si alguien lo conoce, que avise en los comentarios.

El avistaje de ballenas en Puerto Pirámides se puede hacer en varias compañías, pero los precios son iguales en todas ellas. En temporada baja, el viaje de hora y media cuesta 150 pesos (80 para menores de 12 años); en temporada alta, que comienza en algunos días, 180 pesos (100 para menores de 12 años). Si quieren hacer la navegación al atardecer o en el servicio diferencial -un barco más pequeño- cuesta 250 pesos en temporada baja (y 150 los menores) y 300 en alta (200 los menores).

Cerca

Seguramente varios lectores han hecho el avistaje, así que podrán aportar su experiencia. Pero el recorrido realmente permite ver a las ballenas muy cerca, gracias a que algunas de ellas se acercan a los barcos de manera voluntaria. El resultado es que podrán hacer muchas fotos, incluso sin contar con una cámara con mucho zoom. Como las ballenas aparecen de un lado del barco por vez, hay que lidiar que algunos pasajeros pasen de un lado a otro, pero es un viaje bastante tranquilo, sobre todo si les toca un día con poco viento, como fue nuestro caso. Los tripulantes del barco -en nuestro caso lo hicimos con la empresa Peke Sosa- dieron algunos consejos y datos sobre el tema de la presencia de ballenas en la zona.

Por cierto, las ballenas están en Península de Valdés entre junio y fines de noviembre. Entre mediados de septiembre y noviembre en la zona también hay pinguinos y elefantes marinos, por lo que es el momento de la temporada alta, ya que hay presencia de la fauna más característica de la zona.

De allí, seguimos camino hacia Punta Delgada, donde nos detuvimos para el almuerzo. Allí hay un restaurante, donde la consumición mínima es de 50 pesos. La carta es un tanto corta, y los precios no son económicos. Hay algunos platos locales, como cordero y pescados, más otras opciones como pizzas. Hay menú de sopa, plato principal y postre por 90 pesos.

Desde el restaurante, que se encuentra junto al faro, hay que hacer un kilómetro hasta donde se puede encontrar elefantes marinos. La semana pasada había un número limitado, pero en estos días están llegando más ejemplares. Luego de la recorrida, se vuelve hacia Puerto Madryn, previo paso por el Centro de Interpretación de Península Valdés.

Este viaje fue posible gracias a la invitación de la Fundación Empresaria de la Patagonia Argentina (FEPA), que organizó el Incubando Turismo; en particular, su director Carlos Zonza Nigro se preocupó todo el tiempo para que estuviéramos cómodos.Y hay que sumar a los agradecimiento a Claudio Elizondo, del Hotel Gran Madryn, y la gente de Argentina Visión por su trabajo y colaboración mientras estuvimos en Puerto Madryn. Y por último, agradecer a todos los que se acercaron a charlar durante el evento, y luego enviaron saludos y consultas a través del correo electrónico, Twitter y Facebook.

El lunes, la segunda entrada, con la experiencia de comenzar a usar el GPS del celular para comenzar a ver como se puede producir contenidos por fuera del texto del blog.

7 pensamientos sobre “Cronicas de Puerto Madryn: avistaje de ballenas”

  1. Excelente post para los que nos gusta planificar viajes con todos los detalles. ¿Quién es el autor de la primera foto?

  2. Completando la información dada por Jorge, vale la pena llamar la atención al hecho de que el calendario de las ballenas no es rígido. Hay años en los que las ballenas llegan antes, años en los que llegan después. También, no todas las ballenas llegan y se marchan al mismo tiempo. Comienzan a llegar unas pocas, hasta llegar al apogeo; de la misma forma, las ballenas se van yendo poco a poco.
    En 2007, cuando fuimos nosotros, llegaron muchísimas ballenas, más de un millar. Llegaron pronto y se fueron pronto. A finales de octubre ya se habían ido bastantes y a mitades de noviembre ya no había ballenas en la región. Sé de gente que fue a la Península a finales de noviembre y a comienzos de diciembre y se quedó sin ver las ballenas.
    En otros años se han llegado a ver ballenas en diciembre.
    El periodo entre junio y octubre es bastante más seguro si la razón principal del viaje a la región es el avistaje de ballenas.
    Qué buenos recuerdos que traen tus fotos y tu texto, Jorge. Un saludo.

    1. hola lo bueno que a vos te invitaron y todo te salio gratis,yo con dos chicos mas mi marido tengo q ver que lugares visito y que puedo hacer.suerte la tuya,asi yo tambien te hago un blog de aquellos.

      1. A mi me invitaron, pero la parte de mi esposa la pagué, así que de allí sale todo el tema de conocer los costos. Obviamente, los viajes familiares implican multiplicar los costos. En cuanto al blog, nadie te impide hacerlo. Pero uno lo hace por ganas, y si a los lectores les gusta, se pueden explorar otras oportunidades. El tema es, claro, no buscar excusas para justificar no tener el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>