Archivos de la categoría seguridad

Machu Picchu y el riesgo

La entrada del tren subacuático (by morrissey)

Lo recordarán: a fines de enero de este año, las lluvias torrenciales en la zona de Cusco provocaron el desborde del río Urubamba y el corte de las comunicaciones con la localidad de Aguas Calientes. Una gran cantidad de habitantes locales perdieron sus hogares, y durante varios días, varios miles de turistas quedaron varados en el lugar, debido a la suspensión del servicio de tren por la destrucción de las vías. El tema fue noticia durante algunos días, pero cuando los turistas fueron evacuados el tema salió de la agenda de los medios.

Pero un grupo de turistas argentinos viene impulsando que el tema no se olvide tan fácilmente. Ellos formaron parte del grupo donde viajaba Lucía Ramallo Sarlo, la turista argentina que murió cuando un alud de lodo y barro sepultó su carpa, mientras realizaba el Camino del Inca.

Pelear contra la agenda de los medios es un tema complicado. Simplemente, “el tema ya no interesa”, y se terminó. Pero los problemas en el Camino del Inca y el acceso a Machu Picchu continúan, a pesar de que los medios ya no se ocupen de él. Por ello, este grupo de argentinos ha tomado una serie de iniciativas que me parece interesante contar. En primer lugar, se han entrevistado con el embajador peruano en Argentina, a quien le han hecho llegar una carta. En ella, dan a conocer una serie de puntos muy relevantes para entender lo que pasó en febrero en Aguas Calientes. Cito:

1. No hay paramédicos ni estaciones médicas operativas a lo largo del Camino del Inca.

2. Las agencias de turismo que operan el Camino del Inca no están lo suficientemente preparadas para dar la cobertura que exige la explotación turística del mismo.

3. El punto de acampe de Wiñay Wayna es una zona de alto riesgo que no está en condiciones de ser habilitado como tal.

4. No existe un procedimiento o código de conductas en caso de emergencia o, en caso de haberlo, no fue debidamente aplicado.

5. En la casi totalidad de los cuatro días que permanecimos en el Santuario, ninguna autoridad gubernamental se hizo responsable de nuestra situación. Tampoco fuimos fehacientemente informados por autoridad competente alguna respecto al procedimiento de evacuación.

6. El personal del Camino del Inca no informó con diligencia las condiciones y el estado del camino, así como tampoco de la evolución de la situación climática.

No estamos hablando de cualquier ruta. El Camino del Inca es un recorrido muy caro; cuesta de 300 a 600 dólares llevarlo a cabo. Frente a ello, solicitar que haya paramédicos; procedimientos de emergencia claramente definidos; y sistemas de alerta por problemas metereológicos es absolutamente razonable. Las autoridades peruanas van a tener que tomar cartas en este tema, porque lo que sucedió en febrero no puede pasar de nuevo.

En segundo lugar, este grupo creó un blog llamado Elegir Machu Picchu, donde pueden leer una crónica de los hechos que les recomiendo leer. Del tema me enteré por Agustín Benassi, que lleva adelante el blog y contó sobre el tema en los foros de este blog.

En la última edición argentina de Le Monde Diplomatique, Luciana Rabinovich publicó una crónica sobre su experiencia en Aguas Calientes, donde quedó varada junto a otros miles de turistas. Le envié un cuestionario la semana pasada, y me prometió responder las preguntas. Así que habrá algunas entradas más dedicadas a este tema.

Amor y terrorismo

Atlanta Security Line (by hyku)

El domingo pasado, varios miles de pasajeros tuvieron que ser evacuados del aeropuerto de Newark, en New Jersey, Estados Unidos, por una amenaza terrorista. Se había detectado que una persona había ingresado sin autorización a la zona de embarque. Finalmente, todo fue una falsa alarma. Efectivamente, había ingresado alguien, pero se trataba de una persona que quería estar un rato más con su enamorada

¿Y cómo logró ingresar, si hay tanta seguridad en estos tiempos? Un puesto de guardia había quedado vacío por unos minutos, y esto fue aprovechado por el “enamorado”. Más allá de la anécdota, hay algo interesante para marcar: se gastan miles de millones de dólares en nuevos detectores de explosivos; en cámaras de vigilancia; en agregar más y más dispositivos a los chequeos de seguridad, y la lista puede seguir. Y basta con que un puesto de vigilancia quede momentáneamente sin custodia para que todo ese gasto, literalmente, no sirva para nada.

A esta altura, los aeropuertos estadounidenses van a ser evacuados frente a cualquier mínima amenaza. Por ejemplo, el aeropuerto de Meadows Field, en Bakerfield, California, fue cerrado luego que en un equipaje se detectaran dos botellas con un líquido ámbar en su interior. El temor: que se tratara de explosivos plásticos. Era miel.

Entre paranoia, gente que hace cosas idiotas, reglas confusas y medidas de seguridad extremas que se desbaratan por errores tontos, los aeropuertos estadounidenses no han parado de aparecer en las noticias en las últimas semanas. Y supongo volveremos a hablar del tema próximamente.

Sobre el “enamorado sospechoso de terrorismo”, pueden leer en Gadling; sobre la miel que confundieron con explosivos plásticos, en Associated Press / Yahoo! News. En este blog, sobre las medidas de seguridad más recientes en los aeropuertos estadounidenses, pueden chequear “Año nuevo, nuevas reglas en los aviones”. Y para un contexto más general, “La politica del miedo: aviones y seguridad”.

La imagen que abre la entrada fue tomada por hyku y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Gripe porcina y el futuro del turismo mundial

Feligreses rogando por el fin de la epidemia / praying for health (by Eneas)

Las noticias sobre la epidemia de gripe / influenza porcina ya no son tan omnipresentes en los medios. A medida que la difusión de la enfermedad se ha mostrado al menos como lenta, ya no hay tantos titulares en los diarios y canales de noticias. Aquí comienza la parte más ardua del asunto. A los medios los temas estructurales no les importan demasiado; el aparato periodístico siempre se ha orientado a los hechos puntuales y tiene serias deficiencias cuando hay que comenzar a cubrir procesos de mediano y largo plazo.

Sé que algunos van a decir que la cobertura que se dio al tema de la gripe porcina fue muy sensacionalista, y no les falta razón. Pero, más allá de las opiniones, hay consecuencias apreciables en el campo del turismo. Por ahora, las principales se dan en México. La tasa de ocupación hotelera ha caído más de un 50%, aunque los porcentajes varían de acuerdo a la fuente que revisemos. Y eso ha afectado incluso a las zonas más turísticas en el sur de México, donde no se han dado casos. El panorama, de todas maneras, debería mejorar en las próximas semanas, a medidas que las alertas sanitarias se relajen. De todos modos, es muy evidente que el impacto sobre el sector turístico mexicano ya es demasiado importante, y este año los números van a dar muy mal. Para peor, la crisis financiera internacional hace poco factible una rápida recuperación de los números del sector.

¿Pero qué pasa con el resto del mundo? Un estudio presentado la semana pasada en una conferencia sobre turismo en Florianópolis, Brasil, marca números particularmente catastróficos. De acuerdo a John Walker, de la consultora Oxford Economics, en el caso de darse una epidemia de alcances globales, la caída en el PBI mundial sería de 2,2 billones de dólares (sí, 2,2 trillions en el original en inglés). Los números sólo adquieren sentido en un contexto de caída catastrófica de la cantidad de viajeros internacionales; alrededor del 60%. El sector turístico tendría un rojo de 620 mil millones de dólares; lo que falta hasta los 2,2 billones de dólares se explica por el descenso de los ingresos en las actividades relacionadas con la llegada de turistas.

Si tomamos en cuenta que en la última semana la cantidad de alertas relacionadas con el tema de la gripe porcina ha caído, los números aparecen como demasiado catastróficos. Si tomamos un alerta similar, como la epidemia de SARS en el sudeste asiático, las pérdidas fueron de 25 mil millones de dólares, con caídas muy significativas en la cantidad de viajeros que llegaron en 2003 a China y Tailandia, entre otras naciones.

Lo cierto es que no parece que nos encontremos, en el corto plazo, con un escenario tan catastrófico. De hecho, la caída en el turismo internacional tiene sus raíces en las dificultades financieras antes que en el miedo a la gripe porcina.

Más en Strait Times y TravelMole. La foto que abre la entrada fue tomada en la ciudad de México por Eneas y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Estados Unidos y Mexico, entre tuneles y fronteras

The Mexican Border (by ImperfectTommy)

Pocas zonas del mundo deben estar tan vigiladas como la frontera entre Estados Unidos y México. Cada año que pasa, se agregan más tecnologías de detección, que buscan impedir el paso de inmigrantes hacia el lado estadounidense. Pero no sólo innovan los vigilantes; también aquellos que buscan evitarlos procuran encontrar nuevas formas de burlarlos. Al fin y al cabo, en el paso de inmigrantes de un lado a otro hay un gran negocio.

Entre 1990 y 2008, nada menos que 92 túneles fueron encontrados entre México y Estados Unidos; la mayor parte de ellos (57) se conectaban con el estado de Arizona. En muchos casos, los túneles se conectaban con desagues o alguna cañería del lado estadoounidense. Y en los últimos años el ritmo de descubrimiento de nuevos túneles se ha acelerado; durante 2008 no pasó mes sin que se supiera de alguna noticia relacionada con el tema.

A medida que la vigilancia se extrema entre ambos lados de la frontera, parece cada vez más obvio que un túnel es una de las mejores estrategias para evitar ser visto. Sobre todo cuando el gobierno estadounidense sigue empeñado en la idea de construir un muro entre ambas naciones, y en seguir impulsando la estrategia de que sean las mismas autoridades policiales mexicanas las que eviten la llegada de inmigrantes hasta la frontera estadounidense.

Sobre el tema pueden leer la serie de entradas que Subtopia, un blog sobre las relaciones entre urbanismo y estrategias militares de control del espacio, le dedicó al tema:

Tunnelizing Migration 1: The Border Tunnel Capital of North America
Tunnelizing Migration 3: From Headwalls to Super Walls
Tunnelizing Migration 4: An Exploration in Void Reclamation (la parte 2 aún no se ha publicado).

La foto que abre la entrada fue tomada en la frontera entre Estados Unidos y México por ImperfectTommy y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Gripe porcina y turismo, actualizacion

Importante: sobre la situacion en Argentina (julio 2009) pueden ver en Emergencia sanitaria en Argentina por gripe / influenza A y Gripe A / Influenza A en Argentina: mas datos

Hace algunas horas, el gobierno argentino tomó la decisión de suspender hasta el lunes todos los vuelos con México. La medida es realmente drástica, y al momento de escribir esta entrada, sólo Argentina y Canadá la habían tomado -aunque en el caso canadiense más bien parece una decisión de las empresas tras las advertencias oficiales. He visto que varias naciones han aconsejado a sus ciudadanos no viajar, como Francia y Gran Bretaña, pero no han obligado a cancelar los vuelos. Si este tipo de medidas se generaliza, las aerolíneas se van a encontrar frente a una situación mucho más complicada que lo que podía preverse apenas dos días atrás. Si conocen otros casos de países que hayan cancelado los vuelos con México, avisen en los comentarios.

El diario La Nación también informó sobre cancelaciones muy importantes en los viajes ya programados a México por parte de turistas argentinos. Supongo que eso es algo que debe estar pasando en muchos otros lugares. Lo pueden leer en este enlace. Y no sólo hay cancelaciones; no hay preguntas sobre compra de paquetes turísticos hacia México.

El tema de la gripe porcina es, a esta altura, todo un caso de estudio para el mercado de viajes. En los próximos días, ya merecería un análisis que tome en cuenta las relaciones entre turismo y percepción del riesgo. En este blog, ya había trabajado este tema varias veces -como hice, por ejemplo, en los casos de los atentados en Mumbai y la toma del aeropuerto de Bangkok- pero es evidente que este tema ha superado largamente a otros antecedentes. Claro que habrá que esperar un poco más a la aparición de datos y estadísticas que marquen de manera mucho más clara cuál fue el impacto real sobre el segmento de viajes. Por ahora no nos quedará otro que seguir trabajando más en el terreno de las percepciones que de las estadísticas.