Archivo de la etiqueta: cancha de bochas

Cronicas de Valle de la Luna y Talampaya 6: album de fotos

Turistas en la cancha de bochas (by morrissey)

Ya terminé de subir las 76 fotos que seleccioné del viaje por los parques nacionales argentinos de Ischigualasto (San Juan) y Talampaya (La Rioja), más algunas imágenes de las ciudades de San Juan y San Agustín del Valle Fértil. Las pueden ver en este enlace.

Cronicas de Valle de la Luna y Talampaya 2: Ischigualasto

Como conté en la entrada de ayer, en el recorrido hacia los parques nacionales de Ischigualasto y Talampaya, me quedé en Valle Fértil. Desde allí, se pueden contratar tours -también se lo puede hacer desde la localidad riojana de Valle Unión. Ambos parques se pueden hacer en el mismo día, pero el recorrido es bastante cansador. Es que hay que estar varias horas subidos a una combi, y hacer más de cien kilómetros en cada sentido para recorrer los dos sitios. Y el día arranca a las 8 de la mañana y termina después de las 19 horas. Por ello, algunas personas prefieren gastar un poco más, pero hacerlo con tranquilidad en dos días diferentes.

En esta entrada me voy a concentrar en el recorrido por Ischigualasto, con los costos y características. Mañana le toca a Talampaya; en ese caso, en esa entrada estarán los costos totales del recorrido en el día.

Desde Valle Fértil, el transfer (o sea, el costo del traslado) para ambos parques cuesta 100 pesos; para Ischigualasto únicamente, 70 pesos, si se puede combinar con otros pasajeros. No hay transporte público para llegar allí, y sólo queda el transporte privado. Hay al menos dos agencias que aparecen como autorizadas en Valle Fértil: VESA y Paula -nosotros hicimos los viajes con esta última. También pueden contratar remises para hacer el recorrido por Ischigualasto; los valores para estos están entre 240 a 300 pesos, y pueden ser compartidos entre cuatro personas. Si van varios, pueden chequear esta alternativa para Ischigualasto -para Talampaya, veremos mañana, no es una opción muy conveniente. Desde ya, pueden usar su propio vehículo; la zona es fácil de recorrer, pero hay diferencias importantes entre ambos parques a la hora de recorrerlos.

La entrada a Ischigualasto cuesta 25 pesos para residentes, y 40 para no residentes. Eso da derecho a realizar el recorrido por el parque. Este se realiza en la combi que contrataron, o en su propio automóvil. Pero únicamente pueden entrar en las caravanas que conducen los guardaparques, en horarios determinados. Todo el recorrido es de 40 kilómetros y algo menos de 3 horas de duración, y únicamente podemos detenernos en los puntos autorizados. Esto se hace para evitar que los turistas ingresen a zonas protegidas del parque, famoso por la gran presencia de fósiles muy raros. Cada punto de detención tiene zonas delimitadas donde podemos permanecer; si pasan las líneas, marcadas con piedras, prepárense para los retos del guardaparque.

El recorrido tiene 5 detenciones, mayormente en geoformas, que son el rasgo más publicitado del parque. Estas son formas creadas en el paisaje, por efecto de la erosión, el viento y las escasas lluevas que caen en la zona. A pesar de ser conocido por sus yacimientos de fósiles, estos no tienen mayor protagonismo por cuestiones científicas. Aunque antes de salir podrán recorrer un espacio donde hay réplicas de algunos esqueletos de dinosaurios encontrados en la zona. El recorrido es, más allá del tema fósiles, una gran oportunidad para ver de primera mano las marcas del proceso geológico de formación de este planeta.

La primera detención -o la última, depende el armado del recorrido- es El Gusano, una geoforma que cada vez parece menos un gusano, debido a que la erosión ha cambiado su aspecto -algo que, claro, pasa con todas las geoformas en el parque. La detención allí ahora se debe más a que pueden encontrar helechos y otros vegetales fosilizados en una de las paredes.

El gusano (by morrissey)

La segunda detención es en Valle Pintado, una zona donde un terreno irregular deja ver distintos estratos geológicos, y muchos colores debidos a la presencia de diferentes minerales. Particularmente, es una de las zonas de Ischigualasto que más me gustó.

Valle pintado (by morrissey)

La tercera detención es la llamada “Cancha de Bochas”, una zona donde se encuentran una gran cantidad de piedras redondas. Quedaron allí como parte del sedimento que se formó en el lago que cubrían Ischigualasto hace millones de años:

Cancha de bochas (by morrissey)

El cuarto punto es una de las geoformas más conocidas del parque, el llamado “Submarino”:

El submarino (by morrissey)

Y el quinto y último sitio del recorrido es la geoforma más famosa del parque: el “Hongo”:

El hongo (by morrissey)

A pesar de que el recorrido toma entre dos horas y media y tres horas, los tiempos de detención son bastante breves. Por lo tanto, si quieren tener tiempo suficiente para tomar las fotos, van a tener que perderse las explicaciones del guardaparque que hace de guía. Es una lástima, pero si se quedan a escucharlo, luego tendrán como mucho cinco minutos para hacer sus fotos o filmar.

Además del recorrido tradicional, hay dos opciones más: un circuito en bicicletas, que toma 2 horas, y una caminata de 3 horas a la zona de Cerro Morado, desde donde se tienen vistas amplias del parque. No consulté los precios; si alguien los conoce, que avise en los comentarios.

El jueves seguimos con la parte dedicada a Talampaya, el parque nacional que se encuentra en el sur de La Rioja.