Easy Hotel y la estrategia del precio

Easy Hostel

Mi reciente visita a Budapest me dio la oportunidad de alojarme en un establecimiento de la red de Easy Hotel. Se trata de alojamientos muy económicos, y que buscan impactar por su precio, a costa de cobrar cosas que normalmente asumimos como parte de la tarifa que pagamos.

Si ustedes quisieran reservar ahora un lugar en el Easy Hotel Oktogon de Budapest, verían que el precio es de aproximadamente 35 euros, aunque en otras épocas del año se puede conseguir por menos. Es un valor bastante económico, en particular tratándose de Europa. Pero ese precio incluye prácticamente sólo la habitación, y nada más. Si quieren que les limpien el cuarto, el servicio cuesta 10 euros. Toallas limpias, 1 euro. Acceso a Internet, 10 euros por una tarjeta que te da 24 horas (reales, no sólo un día) en las PCs de la planta baja o en la red LAN a la que puedes conectar la notebook -y que, para ser sincero, me volvió bastante loco porque tenía muchos problemas de conexión. Televisión, 20 euros por la estadía de tres días, aunque apenas si tenía una docena de canales, un par de ellos en inglés -jamás la usé. No sirven el desayuno, pero en los pasillos hay máquinas de café, galletitas y golosinas, que obviamente deben pagar de su bolsillo.

Por cierto, todo en la habitación está diseñado de tal manera en que el mantenimiento sea económico. La cama está montada sobre un soporte de madera, que incluye la mesa de luz y unos cajones. Lo mismo en el baño, todo armado de manera simple.

Se trata de un modelo interesante. Si realmente se preocupan mucho por el precio, el Easy Hotel te cobra poco por servicios muy básicos. Cada cosa que quieras, lo pagas aparte. Lo único que recuerdo que no te cobraban era el gel para la ducha y el papel higiénico. Por cierto, y antes que pregunten, la atención era bastante buena y el hotel lucía limpio y bien ubicado. Pero si van allí, recuerden que en este hotel pagan todos los extras.

La verdad es que no vi por América Latina hoteles que busquen innovar con este tipo de ofertas, a excepción del Formule1 de Accor, que de todos modos sólo está presente en Brasil, hasta lo que sé -si ya tiene hoteles en otras ciudades latinoamericanas, me avisan en los comentarios. Sobre todo porque algunas urbes de la región necesitan más hoteles económicos que, además, le den garantía al viajero de un mínimo de confort.