Libros electrónicos y viajes: Papyre vs Kindle

Papyre 613

Algunas semanas atrás, publiqué una entrada sobre algunos usos del Amazon Kindle en viajes. Además del obvio punto de leer libros, marqué algunos temas más, como la integración con sistemas de creación de favoritos como Readability, tomar notas, escuchar música o acceder a algunas funcionalidades básicas en la Web. En estos días pude testear otro lector de libros electrónicos, el Papyre 613, y hay algunas ventajas y desventajas con respecto al Kindle, que paso a contar.

Por el lado positivo:

  • El Papyre es bastante más fácil de conseguir que el Kindle, en particular en América Latina, ya que hace tiempo tiene su canal de comercialización.
  • Su visualización de PDFs es mucho mejor que la del Kindle, ya que los convierte a modo texto con resultados aceptables. Ojo: PDFs en modo texto; escaneados, mejor prueben con el iPad y la aplicación Goodreader. Con los PDFs, tiene el problema de ciertos cortes incorrectos en algunas palabras, pero al menos se deja leer -en el caso del Kindle, o usan la tipografía en un tamaño diminuto o hacen un incómodo scroll por la pantalla.
  • Soporta ePub, un formato muy extendido en la edición de libros digitales, algo que Kindle no hace -y que nos obliga a usar un conversor como Calibre para poder leer los libros. Ya que hablamos de Calibre, se lo puede usar sin problema con Papyre, ya que reconoce el dispositivo sin problemas.
  • El contraste de la tipografía es muy similar al Kindle.
  • Tiene 2GB de memoria interna, pero le pueden sumar slot para tarjeta SD de hasta 32GB. Digamos que pueden tener libros como para leer por muchos años en semejante espacio -Kindle no soporta SD.
  • Es bastante fácil configurar el Wifi. No soporta 3G
  • Reproduce MP3
  • Tiene funciones de navegación por la Web y manejo de favoritos, pero en general esas funcionalidades son bastante toscas, y sólo van a usarlo cada tanto.
  • Permite tomar notas, a las que se accede fácilmente desde el menú de manejo de los libros.


  • Por el lado negativo:

  • Tiene menos funcionalidades automáticas que Kindle a la hora de hacerlo interactuar con servicios Web. Si quieren leer su selección de enlaces en Instapaper o Readability, hay que importarlos de manera manual vía USB.
  • No hay servicio de conversión de archivos vía correo electrónico, como el que presta Amazon, y tampoco interfaz Web para acceder a notas y demás -aunque, por cierto, el servicio que presta Amazon para el Kindle es, en ese punto, bastante pobre.
  • Los controles son muy poco intuitivos. A diferencia del Kindle, en este caso la recomendación es leer el Manual para conocer las funciones del dispositivo.En líneas generales, el Papyre es una muy buena opción si quieren leer PDFs. Su precio no es precisamente económico; al menos en Argentina, su valor está por encima de los 300 dólares. Si lo que quieren es sobre todo integración con servicios Web y su lectura va a estar concentrada en ePUB y MOBI, entonces Kindle es una mejor opción. Ni que hablar del precio, en particular si pueden comprarlo en Estados Unidos, donde arrancan en menos de 100 dólares. Amazon envía el Kindle a América Latina, pero a su valor le tienen que sumar los costos de envío e impuestos locales. En sitios de subastas están realmente muy caros.

    Por cierto, también pude testear el Papyre 6.2. Tiene pantalla táctil, y no trae teclado, como el 613. Francamente, me gustó muy poco. Es lento, tiene menos contraste, y los detalles de terminación son toscos. El 613 es bastante más elegante, francamente.

    Entrada anterior sobre el tema: Libros electrónicos y viajes

  • Greil Marcus y la historia

    Greil Marcus y la historia

    “Hasta las sociedades más tradicionales, fieles a sus antepasados, se encuentran con acontecimientos que sus respectivos autorretratos narrativos no pueden asimilar, y que son expulsados como si nunca hubieran existido. Igualmente, las sociedades más educadas, sofisticadas, tecnológicas y, por así decirlo, más archivadas, pueden practicar el mismo truco; hasta que años después, décadas o incluso generaciones o siglos más tarde, la historia nos toma por el cuello”.

    La cita está tomada de El basurero de la historia, la compilación de artículos de Greil Marcus, que recientemente fue editada en español en Argentina. Se trata de una selección de textos despareja pero muy interesante, en donde Marcus combina artículos que reflexionan las sobre las relaciones entre historia, narración y poder en múltiples ámbitos. Desde el cine a la música, por ejemplo, con escalas en los medios y el discurso político. Algo que ya conocíamos los lectores de Lipstick Traces, editado en español como Rastros de Carmín por la editorial Anagrama. En aquella ocasión, se trataba de un abordaje de las conexiones subterráneas entre las vanguardias de las primeras décadas del siglo XX, el situacionismo y el punk rock. Un libro maravilloso para leer, más allá que Marcus falle en redondear esas “conexiones subterráneas”. Pero en ambos libros puede encontrarse el interés de Marcus por la historia y las estrategias del poder por escribir (y reescribir) el pasado y presente.

    “Toda sociedad encontrará sus modos de silenciar sus propias historias; de convertir el sobrio testimonio en el griterío de un loco, de mezclar la verdad y la mentira hasta que, para el agrado de muchos, ni siquiera un investigador o un místico sea capaz de distinguir una de otra. Pero pasado el tiempo, tarde o temprano, todo fracasa”.

    Referencia

    Greil Marcus (2012) El basurero de la historia. Buenos Aires, Paidos. Originalmente editado en inglés en 2005. 108 pesos argentinos.

    La banda de sonido de tus viajes

    La música (by morrissey)

    El año pasado, mientras daba una vuelta por el aeropuerto de Heathrow, en Londres, encontré en una librería Book of Playlists, de Dorian Lynskey. El libro recopila sus columnas en el diario The Guardian, donde hay selecciones de canciones a partir de un tema determinado. Por ejemplo, la parte de “Vuelos” tiene temas como “Fly me away” de Goldfrapp y “Eight Mile High” de Husker Du. Y la de “viajes por el espacio” selecciona canciones como “Planet Claire” de B-52’s y “Spacelab” de Kraftwerk.

    A partir del libro de Lynskey, encontré que había dos puntos interesantes para trabajar. El primero, que no recuerdo haber encontrado muchas listas de canciones sobre viajes, pero en español. Y no recuerdo tantas, así que citaré de memoria -y ustedes pueden sumar sus opciones en los comentarios:

    “Viajar” por Lucybell
    “Rutas argentinas” por Almendra
    “Tren al sur” por Los Prisioneros
    “Viajar Lejos” por Los Pillos
    “Viajando hacia el este” por La Sobrecarga

    El segundo punto es acerca de cómo varían los gustos musicales cuando estás en la ruta o en el aire. En mi caso, paso a escuchar música mucho más fuerte y ruidosa. Creo que el principal motivo son los sonidos exteriores; cuando viajas en avión o en micro, un objetivo es aminorar el ruido externo. Para ello, es mucho mejor escuchar Metallica, Sepultura, Queens of the Stone Age o Eagles of Death Metal que, digamos, Cocteau Twins o Air. Por cierto, descubrí que tampoco hay que terminar en el heavy metal para escuchar música y evitar el ruido exterior. Bien seleccionados, Justice, LCD Soundsystem o Digitalism también son una gran alternativa a la hora de cargar música en el reproductor de MP3. De todos modos, cuando ya no estoy en un avión o el micro, los gustos musicales vuelven al equilibrio de siempre.

    Supongo, de todos modos, que a medida que mejoren las capacidades de “noise cancelling” de los auriculares, podremos comenzar a escuchar música menos potente para “tapar” el ruido externo.

    12 dias, 12 fotos: el regreso de Genesis

    El regreso de Genesis

    Durante dos semanas, de lunes a sábado, voy a hacer una selección de fotos que tomé en Arequipa, Valle del Colca, Matarani y Mollendo entre el 28 de enero y 2 de febrero de 2009, y publicaré una imagen por día. La selección es absolutamente arbitraria, y combina desde carteles hasta fotos de lugares más turísticos. Así que es blog entra en modo fotolog por dos semanas.

    Justo cuando se anuncia que en pocas semanas va a llegar Peter Gabriel a Lima, tambien se produce la reunión de Genesis. Claro, estos Genesis son de Perú, y es un grupo de cumbia andina que fue fundado en Puno, en el sur del país.

    La foto fue tomada en Chivay, a tres horas de Arequipa, en la ruta hacia el Cañon del Colca, recorrido del cual, desde ya, haré una entrada con datos y precios.