Especial Valle de la Luna y Talampaya

Cañones de Talampaya (by morrissey)

A partir del viaje que realicé en noviembre de 2009, armé una serie de entradas sobre Valle de la Luna, en San Juan, y Talampaya, en La Rioja, que ahora reuní en una página especial sobre estos destinos. Allí, además, encontrarán una versión slideshow de las fotos que tomé en ese recorrido.

Para ver el especial Valle de la Luna – Talampaya, pueden ir a este enlace.

Cronicas de Valle de la Luna y Talampaya 5: datos complementarios

Valle pintado (by morrissey)

En esta entrada sobre el viaje a los parques nacionales argentinos Ischigualasto (San Juan) y Talampaya (La Rioja) quería marcar algunos temas que no pude abordar en los textos anteriores, y complementar la información. Nos queda alguna entrada más, pero estará dedicada a los videos.

Si piensar recorrer estos lugares, recuerden que las opciones más usuales para quedarse a pernoctar son Valle Fértil, en San Juan, y Villa Unión, en La Rioja. También ha comenzado a tener cierta relevancia Pagancillos, que es el más cercano de los tres a Talampaya, pero por ahora la cantidad de alojamientos allí es bastante menor . En nuestro caso, nos quedamos en Valle Fértil, en el alojamiento Cerro del Valle. Cuesta 150 pesos por día (40 dólares aprox.) la habitación doble con desayuno, y la atención es realmente muy buena. No tienen muchas habitaciones, y son todas dobles / triples. Para los muy atentos al tema de la temperatura -los meses de verano son muy cálidos en esa zona de Argentina- no tienen aire acondicionado, pero si cuentan con piscina. Está ubicado justo frente a la terminal de micros, y a un par de cuadras de la plaza central de Valle Fértil. Por lo que pregunté en otros lugares similares, 150 pesos por día es un estándar para cabañas y hospedajes con ciertas comodidades. Si buscan una opción más económica, está el hostel Campo Base, que cuesta 35 pesos por día (algo menos de 10 dólares) por un servicio básico.
Lee el resto de la entrada

Cronicas del Valle de la Luna y Talampaya 4: Ciudad Perdida

Ciudad perdida 3 (by morrissey)

Dentro del Parque Nacional Talampaya hay varias excursiones disponibles. Las que se realizan desde la entrada de los turistas al parque ya fueron detalladas en una entrada anterior. Pero quince kilómetros antes de ese punto, se encuentra la cooperativa Pagancillos, desde donde se pueden hacer dos excursiones: Ciudad Perdida -es la que voy a describir en esta entrada- y Cañon Arco Iris. Si alguien hizo esta última y quiere dejar comentarios, bienvenido, ya que no pude realizarla por falta de tiempo.

Si están en Valle Fértil, para llegar a la cooperativa Pagancillos necesitan transporte. Este se puede combinar con los viajes a la parte más visitada a Talampaya, pero los costos varían. Si hacen un solo recorrido, como las agencias pueden combinar sus servicios con los más pedidos, el viaje cuesta 70 pesos. Pero si hacen los dos recorridos, tendrán que mandar a buscarlos especialmente; en ese caso, el costo es 100 pesos. Supongo que estos valores deben ser más económicos si se encuentran en Villa Unión o Pagancillos, en el lado de La Rioja, ya que estas localidades están más cerca. El transporte desde Valle Fertil (o Villa Unión, o Pagancillos) los dejará en la cooperativa, desde donde deberán comprar la excursión.
Lee el resto de la entrada

Cronicas de Valle de la Luna y Talampaya 3: Parque Nacional Talampaya

Cañones de Talampaya (by morrissey)

Tercera entrada dedicada al viaje por norte de San Juan y sur de La Rioja, para visitar los parques nacionales argentinos de Ischigualasto y Talampaya. La entrada de hoy va a estar dedicada a este último. En este caso, nos encontramos con un servicio de guía y de recorrido por el parte que es explotado por una empresa privada de Córdoba, Rolling Travel. Y el costo es superior a Ischigualasto. Allí un recorrido de algo menos de tres horas costaba 25 pesos; en Talampaya cuesta 65 pesos más 8 pesos por la entrada al parque. Me olvidé de preguntar si había tarifa diferenciada para no residentes; si alguien sabe del tema, que avise en los comentarios. Hay al menos otros dos recorridos. Uno de cinco horas, que cuesta 95 pesos, y que casi nunca lo ofrecen. De hecho, suelen desaconsejar hacerlo, pero lectores de este blog han señalado que vale la pena hacerlo. Y también hay una caminata de algo más de dos horas, que cuesta 55 pesos.

A diferencia de Ischigualasto, aquí no pueden ingresar con su propio vehículo. Están obligados a usar las combis de la empresa prestadora del servicio. Tampoco pueden ingresar solos.

Como comenté en la entrada del martes, el recorrido por Talampaya puede hacerse el mismo día que Ischigualasto. Fue la opción que tomamos, y por eso hicimos el tour por el parque por la tarde. Por suerte, estaba agradable y no tan caluroso, pero en estos meses normalmente el clima es bastante más pesado. Lee el resto de la entrada

Cronicas de Valle de la Luna y Talampaya 2: Ischigualasto

Como conté en la entrada de ayer, en el recorrido hacia los parques nacionales de Ischigualasto y Talampaya, me quedé en Valle Fértil. Desde allí, se pueden contratar tours -también se lo puede hacer desde la localidad riojana de Valle Unión. Ambos parques se pueden hacer en el mismo día, pero el recorrido es bastante cansador. Es que hay que estar varias horas subidos a una combi, y hacer más de cien kilómetros en cada sentido para recorrer los dos sitios. Y el día arranca a las 8 de la mañana y termina después de las 19 horas. Por ello, algunas personas prefieren gastar un poco más, pero hacerlo con tranquilidad en dos días diferentes.

En esta entrada me voy a concentrar en el recorrido por Ischigualasto, con los costos y características. Mañana le toca a Talampaya; en ese caso, en esa entrada estarán los costos totales del recorrido en el día.

Desde Valle Fértil, el transfer (o sea, el costo del traslado) para ambos parques cuesta 100 pesos; para Ischigualasto únicamente, 70 pesos, si se puede combinar con otros pasajeros. No hay transporte público para llegar allí, y sólo queda el transporte privado. Hay al menos dos agencias que aparecen como autorizadas en Valle Fértil: VESA y Paula -nosotros hicimos los viajes con esta última. También pueden contratar remises para hacer el recorrido por Ischigualasto; los valores para estos están entre 240 a 300 pesos, y pueden ser compartidos entre cuatro personas. Si van varios, pueden chequear esta alternativa para Ischigualasto -para Talampaya, veremos mañana, no es una opción muy conveniente. Desde ya, pueden usar su propio vehículo; la zona es fácil de recorrer, pero hay diferencias importantes entre ambos parques a la hora de recorrerlos.

La entrada a Ischigualasto cuesta 25 pesos para residentes, y 40 para no residentes. Eso da derecho a realizar el recorrido por el parque. Este se realiza en la combi que contrataron, o en su propio automóvil. Pero únicamente pueden entrar en las caravanas que conducen los guardaparques, en horarios determinados. Todo el recorrido es de 40 kilómetros y algo menos de 3 horas de duración, y únicamente podemos detenernos en los puntos autorizados. Esto se hace para evitar que los turistas ingresen a zonas protegidas del parque, famoso por la gran presencia de fósiles muy raros. Cada punto de detención tiene zonas delimitadas donde podemos permanecer; si pasan las líneas, marcadas con piedras, prepárense para los retos del guardaparque.

El recorrido tiene 5 detenciones, mayormente en geoformas, que son el rasgo más publicitado del parque. Estas son formas creadas en el paisaje, por efecto de la erosión, el viento y las escasas lluevas que caen en la zona. A pesar de ser conocido por sus yacimientos de fósiles, estos no tienen mayor protagonismo por cuestiones científicas. Aunque antes de salir podrán recorrer un espacio donde hay réplicas de algunos esqueletos de dinosaurios encontrados en la zona. El recorrido es, más allá del tema fósiles, una gran oportunidad para ver de primera mano las marcas del proceso geológico de formación de este planeta.

La primera detención -o la última, depende el armado del recorrido- es El Gusano, una geoforma que cada vez parece menos un gusano, debido a que la erosión ha cambiado su aspecto -algo que, claro, pasa con todas las geoformas en el parque. La detención allí ahora se debe más a que pueden encontrar helechos y otros vegetales fosilizados en una de las paredes.

El gusano (by morrissey)

La segunda detención es en Valle Pintado, una zona donde un terreno irregular deja ver distintos estratos geológicos, y muchos colores debidos a la presencia de diferentes minerales. Particularmente, es una de las zonas de Ischigualasto que más me gustó.

Valle pintado (by morrissey)

La tercera detención es la llamada “Cancha de Bochas”, una zona donde se encuentran una gran cantidad de piedras redondas. Quedaron allí como parte del sedimento que se formó en el lago que cubrían Ischigualasto hace millones de años:

Cancha de bochas (by morrissey)

El cuarto punto es una de las geoformas más conocidas del parque, el llamado “Submarino”:

El submarino (by morrissey)

Y el quinto y último sitio del recorrido es la geoforma más famosa del parque: el “Hongo”:

El hongo (by morrissey)

A pesar de que el recorrido toma entre dos horas y media y tres horas, los tiempos de detención son bastante breves. Por lo tanto, si quieren tener tiempo suficiente para tomar las fotos, van a tener que perderse las explicaciones del guardaparque que hace de guía. Es una lástima, pero si se quedan a escucharlo, luego tendrán como mucho cinco minutos para hacer sus fotos o filmar.

Además del recorrido tradicional, hay dos opciones más: un circuito en bicicletas, que toma 2 horas, y una caminata de 3 horas a la zona de Cerro Morado, desde donde se tienen vistas amplias del parque. No consulté los precios; si alguien los conoce, que avise en los comentarios.

El jueves seguimos con la parte dedicada a Talampaya, el parque nacional que se encuentra en el sur de La Rioja.