New York, AirBNB y que hay de nuevo (bastante poco)

New York, AirBNB y que hay de nuevo (bastante poco)

Seguro vieron en estos días noticias en medios generalistas sobre las medidas que la ciudad de New York comenzó a tomar en estos días en relación a la regulación de las plataformas de alquileres temporarios. En este blog nos ocupamos mucho del tema durante 2018 y 2019 porque se trataba de un conflicto que podía marcar tendencia en otras ciudades.

Para comenzar, las regulaciones que establecen las normativas actuales de New York no tienen nada de novedosas. Ya están hace tiempo. El problema es que no se cumplían. Por ejemplo, la prohibición de alquilar departamentos o casas completas por menos de 30 días. O la obligación de que anfitrión viva en el lugar en el caso de alquilar una habitación. Si se sumó el tema del tipo de registro que se exige ahora.

Pero igual en la plataforma podíamos encontrar departamentos completos por menos de 30 días. La plataforma sostenía que la obligación de cumplir con la ley local era de los anfitriones, y que además no estaba obligada a entregar información sobre ellos a las autoridades. Luego de varias instancias judiciales, ahora sí AirBNB debe supervisar el cumplimiento de la ley y brindar datos a los representantes de la ciudad. Y ese es el gran cambio.

Debido a ello, antes de la entrada en vigencia de las “nuevas reglas”, comenzaron a desaparecer los ofrecimientos de departamentos completos por menos de 30 días en la plataforma, y la mayor parte de los lugares disponibles son sitios habilitados como hoteles -y que obviamente si pueden alquilar habitaciones por menos días debido a su registro frente a la ciudad.

En una ciudad con graves problemas de disponibilidad de lugares para alquilar para los locales, y con una gran base instalada de hoteles que pagan impuestos en la ciudad, la medida tiene bastante sustento -aunque sin políticas de estímulo a la construcción de viviendas sociales se queda bastante corta. Para los turistas ya no estará disponible la opción de alquilar departamentos completos, y habrá que limitarse a la hotelería tradicional o reservar habitaciones. El impacto sobre los precios quedará más claro en las próximas semanas, pero de todos modos New York nunca fue una ciudad barata.

Para AirBNB la medida va a tener un impacto financiero importante. Pero lo más relevante tiene que ver con el futuro de las regulaciones en otras ciudades. Si más destinos siguen el camino de New York el futuro de la plataforma de alquileres temporarios va a aparecer como bastante poco prometedor.

Más en Wired (en español)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba