Movilidad, datos y conversaciones fuera de agenda

Movilidad, datos y conversaciones fuera de agenda

Mientras preparara el seminario sobre Movilidades, y en plena revisión de bibliografía, me encontré con un texto de Jean-François Lucas. En “Digital Approaches and Mobilities in the Big Data Era”. Lucas plantea que 2008 fue un año clave para pensar las relaciones entre movilidad y datos debido a los cambios poblacionales y tecnológicos. Son temas de mucha actualidad, pero que han ido saliendo de agenda para concentrarnos en otros temas, como la Inteligencia Artificial.

Datos, movilidades e Internet de las Cosas

Lucas describe tres puntos centrales a la hora de pensar en el cambio de la relación entre ciudades, datos y movilidades. Todos ellos se dieron en 2008.

Primero, la población urbana mundial se igualó a la población rural. Segundo, el número de suscriptores de banda ancha móvil superó a las líneas fijas. Y la tercera, la Internet de las Cosas (IoT) hizo su entrada, y con ello se consolidó una red de objetos físicos con una identidad digital y que pueden comunicarse entre sí sin la que sea obligatoria la participación de los humanos.

coding script
Photo by Markus Spiske on Pexels.com

La combinación de estos tres puntos, pero en particular los últimos dos, tuvo un gran impacto en la movilidad de nuestras ciudades. Gracias a todos esos sensores y datos generados, comenzaron a aparecer nuevas aplicaciones y servicios. Algunos nos facilitan la vida, como poder saber a qué hora va a llegar el transporte público a determinado lugar. Para quienes andan en auto, las aplicaciones como Waze podían rutas alternativas para evitar los embotellamientos o saber donde se encontraban instalados los radares de velocidad.

Pero también aparecieron puntos no tan positivos. La acumulación de datos digitales relacionados con nuestra movilidades pueden articularse con formas más invasivas de vigilancia por parte de los Estados, y con la generación de bases de datos privados que pueden ser explotados por las grandes empresas.

Fuera de agenda

Todos estos temas son muy actuales. Nuestras ciudades tienen cada vez más cámaras, sensores, tarjetas con chip y aplicaciones que se conectan con múltiples bases de datos mientras nos movilizamos. Pero si nos quedamos en el marco de la discusión sobre tecnología, las conversaciones hoy pasan mayoritariamente por los desarrollos en Inteligencia Artificial. Simplemente parece que la Internet de las Cosas no le interesa a casi nadie.

No se trata de temas contrapuestos, claro. Los desarrollos en Inteligencia Artificial y en algoritmos se están aplicando a los enormes volúmenes de datos que se generan a partir de esa combinación entre aplicaciones, sensores, cámaras y dispositivos móviles. Pero la extracción de todos esos datos del espacio público y su reconversión en patrimonio privado ni siquiera entra en la discusión.

El hecho de que hoy el contenido de carácter público presente en la Web se esté convirtiendo en el campo de entrenamiento de los algoritmos de propiedad privada puede sonar novedoso, pero ya dejamos que ésto suceda con los datos extraídos del espacio público.

Hoy la conversación pasa por otros lados. Por la pérdida de puestos de trabajo, por ejemplo. O por los desafíos que plantean las tecnologías generativas de contenidos para la educación o el periodismo, por ejemplo. Pero hay algunos temas que podríamos volver a traer a la agenda antes de terminar de consolidar viejos errores. Como la apropiación en bases privadas del conocimiento público, ya sea para gestionar los espacios urbanos como para generar nuevo conocimiento sobre nuestras realidades.

Ahora muchos piden mayor control sobre los desarrollos de Inteligencia Artificial, preocupados por el desdibujamiento de los límites entre lo real y lo generado artificialmente. O por el miedo de que su trabajo desaparezca o pierda relevancia en pocos años. La raíz de muchos de estos problemas arrancó hace tiempo. Y se vienen consolidando por lo menos en 2008.

Referencias

Lucas, Jean-François (2020) “Digital Approaches and Mobilities in the Big Data Era”. En Ole B. Jensen, Claus Lassen, Vincent Kaufmann,
Malene Freudendal-Pedersen and Ida Sofie Gøtzsche Lange (eds.) Handbook of Urban Mobilities. Londres y New York, Routledge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
Mastodon