El adiós a los asientos reclinables

El adiós a los asientos reclinables

A la industria aeronáutica no le molestan mucho los eufemismos. Tienen varios, pero uno de los más extendidos últimamente es el de asientos pre-reclinados”. Que, básicamente, indican que el asiento no se reclina y siempre permanece en una posición fija, aunque no recta -el respaldo está ligeramente inclinado. Los nuevos modelos de aviones ya vienen equipados con este tipo de asientos. Y el tema no se limita a las compañías de bajo costo.

Los motivos

La lenta desaparición de los asientos reclinables tiene varios motivos. El primero es el económico. Para que reclinen es necesario que el asiento tenga todo un sistema mecánico que permita ese movimiento con sólo apretar un botón. Y todas esas partes requieren de mantenimiento. Los asientos pre-reclinados, fijos, no tienen ninguno de esos requisitos. Y su costo de mantenimiento es mucho más bajo.

person standing inside airliner
Photo by Kelly on Pexels.com

El segundo: el peso de la aeronave. Con menos mecanismos y complejidad, los asientos pre-reclinados son más livianos, lo que permite sumar más carga o combustible a la aeronave.

Tercero, al tener una posición fija, la organización de las filas de asientos puede ser definida con mucha más precisión. Y en un momento donde la distancia entre las filas y el espacio ocupado por cada pasajero se calcula en milímetros es un punto muy importante. En tanto la mayor parte de las aerolíneas ha ido llevando su modelo de negocios hacia la estrategia de las low cost, poder agregar una fila más supone una gran diferencia en la monetización de cada vuelo.

Asientos reclinables y pasajeros

La desaparición de los asientos reclinables tiene además otra consecuencia: evitar los problemas que se daban con los movimientos bruscos de algunos asientos, o la necesidad de volver al asiento a su posición habitual al momento de servir las comidas. Eso ya parece parte del paisaje del pasado. Ya no habrá movimientos bruscos. Y el tema de las comidas cada vez importa menos, en particular en vuelos cortos, porque normalmente la comida se cobra aparte y no todos los pasajeros la compran.

Los asientos pre-reclinados son una opción que no molesta demasiado en vuelos cortos. Pero en trayectos más largos muchos pasajeros si extrañan la posibilidad de reclinar su asiento, en particular para poder dormir. Si en algún lado van a sobrevivir los asientos reclinables, las mayores posibilidades son para las aeronaves destinados a vuelos más largos.

Más sobre el tema en CNN (en inglés).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
Mastodon