Machu Picchu, cortes y escenarios de conflicto

Machu Picchu, cortes y escenarios de conflicto

A comienzos de 2023 el acceso a Machu Picchu estuvo interrumpido durante varias semanas. La razón eran las protestas contra la destitución por el Congreso del ex presidente Pedro Castillo tras su intento de golpe de Estado. Las consecuencias terminaron impactando en las estadísticas de todo el año. Perú recuperó solo la mitad del volumen turístico internacional pre pandemia, mientras otras naciones latinoamericanas ya están en los niveles de 2019.

2024 no ha comenzado mucho mejor. Al momento de escribir esta entrada, el acceso por tren entre Ollantaytambo y Aguas Calientes estaba interrumpido por las protestas en contra por el cambio del sistema de venta de entradas para Machu Picchu. Hasta el año pasado esa comercialización estaba en manos de la Dirección de Cultura de Cusco, pero el gobierno central de Lima ha dispuesto pasar eso a un portal online. Temporalmente el servicio de venta online será manejado por la empresa peruana Joinnus, pero antes de agosto de este año se debería instalar un nuevo sitio, que ahora se aclara sería manejado por el Estado peruano.

Machu Picchu

En las últimas horas se anunció la conformación de una mesa de trabajo entre el gobierno y los movimientos locales para superar el conflicto. Al menos por ahora no hubo acuerdo y de hecho la huelga ayer se ratificó. Incluso hay pedidos por cerrar el acceso a Machu Picchu, donde hoy todavía se puede acceder caminando desde Aguas Calientes o por el camino que arranca en la Hidroeléctrica, que es donde termina el camino más cercano.

Si bien al principio los cortes se dieron muy cerca de Aguas Calientes, al interrumpirse el tren en una zona más lejana un buen número de turistas quedaron varados. Y como en Aguas Calientes hay un paro de los comercios en contra del cambio en la forma de venta de entradas, tampoco tenían donde alojarse o comprar productos. Finalmente ayer se permitió el paso de un tren humanitario que sacó de la zona a 700 turistas.

Si siguen la prensa peruana masiva, en diarios como El Comercio, por ejemplo, verán que apuntan directamente a los manifestantes, al señalar que en realidad éstos quieren mantener la venta de entradas a Machu Picchu en Cusco para permitir la continuidad de ciertos negocios. Por ejemplo, que agencias locales podían conseguir tickets incluso cuando en la página Web ya no había disponibilidad. Hay investigaciones en marcha por la falta de 8 millones de soles en caja en 2022. Además se señala que la venta presencial de los remanentes de entradas en Aguas Calientes era importante para los locales, ya que en el caso de no obtener el ingreso para ese día esos mismos turistas luego demandaban hotelería y gastronomía. Son narrativas circulan en buena parte de la prensa peruana.

Por ejemplo, señalan en El Comercio:

Respecto a las mafias en torno a la especulación de boletos presenciales, fuentes de El Comercio confirmaron que malos operadores turísticos en complicidad con personal de la DDC de Cusco señalaba a los turistas que las entradas estaban agotadas cuando en realidad no era así. Ello generaba que los visitantes se queden más días en la zona de Machu Picchu pueblo aprovechando esta situación para ofrecerle otros paquetes turísticos, hospedajes y almuerzos durante su estadía.

Cusco
Cusco

En todo caso, claramente hay un rechazo, por parte de los manifestantes, de la centralización de la venta de tickets en un portal controlado desde Lima. Es complicado estar en contra de una simplificación del proceso de compra de los tickets, ya que Machu Picchu es un destino internacional y hay que hacer lo más sencilla posible la adquisición de entrada con anticipación. Pero a la vez ignorar las demandas locales no ha sido la mejor de las movidas por parte de un gobierno central que es muy impopular en esa zona de Perú.

La situación, al menos al momento de escribir esta entrada, parece lejos de destrabarse. Para los turistas que tienen tickets para los próximos días la situación es realmente incierta. A la hora de hablar del turismo internacional Perú es muy dependiente de Machu Picchu, ya que es el destino que todos los viajeros que llegan al país quieren conocer. De mantenerse la situación por un tiempo más, el país tampoco logrará recuperar los niveles pre pandemia durante 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
Mastodon